Skip to content

Salmo 121:4

Continuamos con la cuarta parte de este bello salmo para sentir a nuestro padre eterno. El salmo 121 4 podemos comprenderlo como una de las partes o versículos con más poder, autoridad y bienestar. Anteriormente hablamos sobre el versículo 1, 2 y por supuesto el versículo 3, en caso de que quieras leerlos antes de comenzar a analizar esta explicación de este salmo.

explicacion del salmo 121 4

Explicación del Salmo 121:4

Entender el salmo 121 versículo 4 es podría ser lo que nos hacía falta para abrir los ojos y comprender que Dios está presente en todas partes de nuestra vida. Es muy claro en este versículo y por eso tenemos que explicarlo a fondo.

4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá

 El que guarda á Israel.

Comenzamos con «he aquí, no se adormecerá ni dormirá» claramente podemos entenderlo como en todo momento, nuestro padre nos cuidará. No tengas miedo, ni duda, pues el jamás dudará de si mismo. Incluso, si nos ponemos a analizar poco a poco este versículo, nos está diciendo que no tenemos que dejarnos llevar por nada, simplemente sentir la alabanza, gloria y cada uno de los pasos que Dios nos da para seguir adelante.

Posteriormente nos aparece «el que guarda á Israel» y en este caso tendríamos que interpretarlo como el siempre nos guardará, cuidará nuestro corazón y permitirá que sientas la gloria de Dios presente. Entonces es como podemos darnos cuenta de que Dios nos ama y abrigará siempre que requiramos de su ayuda. Espero que ahora que entiendes el versículo 4 del salmo 121 entiendas que Dios está presente cada que lo necesites, no tengas miedo, la vida siempre nos dará la dicha de sentir la presencia divina del padre, pero recuerda que esto es algo que nosotros debemos desear.

Imágenes del salmo 121 versículo 4

imagen del salmo 121 4

salmo 121 4 imagen

imagenes del salmo 121 versiculo 4

salmo 121 4 para foto de perfil

Espero que cada una de estas imágenes del salmo 121 versículo 4 te ayuden a que cada que las leas, sientas la presencia y amor incondicional de Dios.